Detoxicación, entrenamiento y manejo del estrés

Herramientas fundamentales para un óptimo resultado en tratamientos anti edad, estéticos y metabólicos.

Desde hace algún tiempo venimos escuchando la famosa recomendación “desintoxicación para una vida saludable” lo cual nos parece muy apropiado en este mundo actual lleno de aditivos, hormonas y contaminación de todo tipo. Pero… realmente estamos contaminados? que parte de mi cuerpo puede mostrarme que lo estoy? como hago para no llenarme de tóxicos si pareciera que cada alimento, medicamento o equipo tecnológico nos hiciera daño? realmente influye esto en mi desempeño diario y si es así puedo hacer algo para detoxicarme?

Todas estas preguntas de difícil respuesta parecen ser el tema de cada día en nuestra sociedad y en nuestras consultas.

El objetivo debe ser siempre la salud y el bienestar antes de cualquier otro motivo solicitado por el paciente.

Podemos entonces hacer algo al respecto?

La respuesta es clara y alentadora: si.

Está demostrado que nuestro organismo funciona mejor en la medida en que esté libre de tóxicos, que tengamos la suficiente agua para nuestras células y nuestra alimentación sea lo más sana y natural posible.

En tratamientos estéticos y anti envejecimiento (anti aging) el funcionamiento de nuestro sistema orgánico es de suma importancia. Todos queremos vernos sanos, saludables y con buena apariencia para lo cual el tener a punto nuestro sistema es fundamental.

Un buen trabajo metabólico, una perfecta vía de drenaje y una permeable vía de excreción (llamados órganos emuntoriales) nos hacen tener cambios en todos los aspectos tanto físicos como mentales.

Para lograr este rendimiento debemos trabajar en cuatro grandes aspectos.

El primero es una buena y saludable nutrición donde lo orgánico es nuestra mejor arma. Entre más natural sea nuestra alimentación mucho mejor.

Una alimentación donde combinemos variedad, nutrientes de buena calidad, evitemos los aditivos o químicos y tengamos una disciplina en los horarios nos puede llevar a un punto en el que nuestro rendimiento metabólico sea el mejor con el menor esfuerzo, haciendo lo que mucha gente podría ver como milagroso.

El tratamiento ideal no es el que más rápido nos baje algunos kilos si no el que logre alinearnos metabólicamente hacia ese punto óptimo donde la alimentación intervenga solo de manera positiva en nuestro ¨que hacer ¨ diario y no nos engorde.

Para dicha alimentación debemos tener en cuenta algunas recomendaciones infaltables:

No saltar ninguna comida del día incluyendo las meriendas o “entrecomidas” las cuales son fundamentales para mantener la insulina sanguínea en los niveles ideales.

Tomar agua durante todo el día: se recomienda en climas cálidos entre 8 y 10 vasos diarios (2 a 3 litros) y no descuidarse en el invierno donde la deshidratación también se hace presente. El agua es el medio donde mejor se desenvuelve la célula corporal.

Comer por lo menos cuatro veces por día frutas o verduras. Debemos asesorarnos bien de cuáles son los más convenientes para cada caso pues los alimentos tienen reacciones hormonales y metabólicas dependiendo de diversos factores.

Guardar siempre proporciones en las porciones de los macronutrientes y que siempre sean de la mejor calidad: carbohidratos, proteínas y grasas sin excedernos con ninguno (60, 30 y 10 por ciento respectivamente en cada plato). Ellos son fundamentales para las diversas funciones celulares.

Evitar todo lo que nos puede proporcionar toxicidad: alcohol en exceso, cigarrillo, aditivos, azúcar refinada, grasas saturadas o trans grasos.

El segundo aspecto tiene que ver con la actividad física. Un programa de ejercicios bien estructurado y sin la necesidad de grandes sacrificios puede llevarnos a resultados sorprendentes.

Según la OMS tres horas y media a la semana es suficiente para preservar la buena salud. Lo ideal es fraccionarlo de tal manera que logremos generar estímulos en nuestro cuerpo en momentos diferentes.

Recomendamos tener en cuenta algunos pilares fundamentales para estructurar un buen programa de ejercicios.

Variedad en la actividad: la monotonía es aburridora y puede generar adaptaciones rápidas que podrían ¨estancar¨ nuestro progreso.

Progresión: debe haber una meta distinta, programada y alcanzable día a día o semana a semana. Todo depende de nuestra aptitud física.

Densidad: Debemos programarnos día a día de la forma como realizaremos nuestros ejercicios ya sea con cargas (pesas), movimientos de coordinación o cardiovasculares. Es importante realizar nuestra actividad siguiendo un orden preestablecido.

Especificidad: Debemos tener siempre un objetivo específico. No divaguemos en lo que está de moda o en lo que vemos en entrenamientos de los demás (como en las redes sociales por ejemplo). Tengamos claro que es lo que queremos lograr con los ejercicios siempre pensando en nuestro beneficio y progreso.

Volumen: no solo en las cargas debemos tener en cuenta este principio. También es importante siempre ¨medir¨ lo que vamos a hacer, es decir siempre tener en cuenta la intensidad con la que realizaremos los ejercicios y siempre ir de lo más simple a lo más complejo.

En tercer lugar están las famosas ayudas medicamentosas.

Para una buena detoxicación es imprescindible utilizar medicamentos que no ocasionen ¨empantanamientos¨ o contaminación principalmente en la Matrix Extracelular: Ese lugar mágico de nuestro cuerpo que poca importancia le dimos durante años pero que hoy es fundamental para cualquier tratamiento médico, principalmente en estética y anti envejecimiento.

La Matrix es el espacio extracelular, el medio acuoso donde se mueven nuestras células y también donde se transportan gran cantidad de hormonas mensajeras, nutrientes, oligoelementos, etc. pero que también desafortunadamente se depositan la mayor parte de los tóxicos obtenidos gracias a nuestros malos hábitos.

Es fundamental para una piel sana, una tonificación muscular adecuada, una buena circulación y unos canales linfáticos permeables elegir una adecuada combinación de medicamentos para estimular nuestro cuerpo hacia su depuración y así garantizar un resultado óptimo en cualquier tratamiento estético, anti edad, quirúrgico o médico.

En nuestro caso preferimos medicamentos biológicos de origen natural, utilizando las bondades de la medicina antihomotóxica molecular por vía oral, intramuscular o sub dérmica (llamada también Homeosiniatría).

Un último aspecto recomendado es el manejo del estrés. Si tan solo pudiéramos controlar este complejo síndrome estaríamos a las puertas de una sociedad sana y feliz.

Es muy difícil suprimir el estrés de nuestras vidas pero definitivamente tenemos que controlarlo pues es el causante de gran parte de nuestros males actuales y a esto no escapa nuestra apariencia física.

El corazón y todo el aparato circulatorio, los órganos digestivos, el sistema nervioso, los músculos, el cabello y la piel son apenas algunos de los sistemas que pueden estar afectados por el estrés. La elevación de las hormonas de alerta como el Cortisol, las Catecolaminas y la Noradrenalina afectan nuestra salud de manera alarmante y más cuando esta elevación es de manera permanente y sostenida.

De nada sirve utilizar las mejores técnicas estéticas con la mejor tecnología si no manejamos una segregación adecuada de estas hormonas.

En el caso de la mal llamada ¨Celulitis¨ en la que se presenta de manera conjunta una compleja patología fibrosa, edematosa y circulatoria, al igual que en la flacidez muscular y en el aumento de peso a expensas de la ansiedad de comer viene mucho a jugar un papel preponderante el manejo del estrés.

Afortunadamente existen buenas técnicas de entrenamiento como el Yoga y el Thai Chi al igual que técnicas detoxicantes complementarias como los drenajes linfáticos manuales, la digito puntura y la reflexología que bien manejadas son de gran utilidad.

No olvidemos entonces que para reflejar un aspecto saludable se hace imprescindible tener unas células sanas, una comunicación permeable y detoxicada entre ellas y unos nutrientes constructores de tejido de la mejor calidad para así mostrar nuestra mejor versión.

Doctor Luis Roberto Montano MD.

Médico y Cirujano de la Universidad Del Norte, Colombia, con estudios de post grado en Medicina Deportiva avalado por la ACSM en Estados Unidos y Colombia. Máster en Medicina Estética por CEFIME, Buenos Aires, Argentina. Cursos de postgrado en Medicina Biológica con énfasis en Homotóxicología por la Universidad Del Norte, Colombia. Fundador, director general y CEO en Activa Biomédica Wellness Center. Miembro de número de la Asociación Colombiana De Medicina Estética, ACICME. Profesor de post grado y estudios continuados en: Universidad Del Norte, Universidad San Martin y Universidad Metropolitana de Colombia. Conferencista nacional e internacional para los temas de Medicina Biológica, Medicina estética y Medicina para el mejoramiento del rendimiento humano.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.