ASÍ ES LA LIBRERÍA MÁS HERMOSA DE LATINOAMÉRICA

En esta época donde cada aparato electrónico creado por el hombre, adquiere en cuestión de minutos el valor de un artículo de primera necesidad; los libros acompañados de un entorno mágico, parecieran pertenecer a otro tiempo y se roban las miradas de cada persona que pasa en frente del Ateneo Grand Splendid de Buenos Aires; lugar considerado como la segunda librería más importante del mundo según el diario británico The Guardian.

El Ateneo, como lo llaman ciudadanos y extraños en la capital de la República Argentina, es un teatro que fue construido para albergar a las celebridades más importantes del siglo pasado. Conformado por cuatro filas de palcos para quinientos veinte espectadores y quinientas butacas ubicadas en lo que se conoce como platea, fueron el ambiente predilecto de grandes figuras de la música, el cine y la literatura; quienes además de realizar sus presentaciones allí, usaban el teatro como un lugar de inspiración y creación. Uno de ellos, nada menos que el gran Carlos Gardel.

Como si fuera poco, en las plantas superiores del edificio, se ubicaron los estudios de la radiodifusora Splendid y la empresa Nacional Odeón; privilegiada no solo, por ser uno de los lugares predilectos de Gardel para la grabación de algunos de sus discos, sino, porque desde mediados de 1926 y hasta el año 2000, se utilizó como uno de los cines insignia de una ciudad, que aún hoy en día es considerada la “París” de latino américa.

Ya en el nuevo milenio, han sido muchos los escritores, periodistas y políticos que pasaron por este lugar. Considerada en la actualidad, como una de las librerías más hermosas de mundo; el escenario que identifica al lugar sigue aún hoy intacto. Además, se acondicionaron en sus alrededores más de 900 mil libros, discos de música y revistas de todo tipo; los cuales están organizados estratégicamente para que cada visitante, se deleite y acepte olvidarse por un momento de las redes sociales, para sumergirse en un mundo que los argentinos se niegan a dejar, el de la fantasía literaria.

También, la exótica librería no solo se da el lujo de mantener las características del teatro y cine que algún día fue, cuenta con una hermosa cúpula pintada a mano, ornamentaciones de color oro que le dan un brillo único al recinto y un telón de terciopelo rojo que, gracias a la iluminación empleada, transportan a cualquiera de los asistentes a aquellos años entre 1920 y 1930 en Buenos Aires, épocas de turbulencia política, pero indiscutiblemente de una riqueza artística que pocos lugares poseen.

En cuanto al techo del lugar (20 m X 19 m X 3,25 m), es totalmente imposible que pase desapercibido para cualquiera de las personas que se encuentren dentro del recinto, pues, en una representación alegórica de la paz; obra realizada por el italiano Nazareno Orlandi y que aún conserva los colores originales, como si el tiempo se hubiera detenido y continuáramos en 1919, año en que el artista europeo decidió representar mediante figuras femeninas, el fin de la primera guerra mundial.

Finalmente, cabe resaltar que Buenos Aires es una ciudad donde el futbol y la literatura van de la mano y son entendidas como una sola pasión. Como si no fuera exagerado tener poco más de 36 estadios en una misma ciudad, tener en pleno año 2017 veintiún librerías por cada 100.000 habitantes es más que importante; dado que vivimos en una época donde cada día se lee menos y los libros, han sido reemplazados por los miles de dispositivos electrónicos que salen a diario en el mercado.

Carlos Felipe Gonzalez
Carlos Felipe Gonzalez

Viviendo cada día en función desarrollar sus pasiones y convertir sus sueños en realidad; Carlos Felipe González, logró encontrar en el periodismo escrito y en la fotografía, dos esenciales herramientas para transmitir un poco de su esencia y al mismo tiempo, todo tipo de conceptos con el fin de dar a conocer todas aquellas noticias que logran cambiar la visión de la sociedad frente a la vida y hacerla un poco mejor.

Aunque nació en Colombia, creció y se formó en Argentina; en 2015 y con 27 años se mudó a la ciudad de Atlanta con el objetivo de entender, conocer y aprender sobre todos aquellos aspectos únicos que hacen de la cultura norteamericana, un modelo a seguir en otras latitudes.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.